Talleres, charlas, conversatorios y muestras artísticas en pequeños y grandes formatos, de profesionales en el género y de estudiantes, hicieron gala de interpretaciones virtuosas, arrancaron efusivos aplausos, marcaciones masivas de ritmos con los pies y admiración entre los asistentes. Una constante durante los cuatro días del Festival fue la presencia de diversos públicos que accedieron a compartir en un escenario universitario el talento jazzístico; desde comunidad de la UPZ de Las Nieves hasta varios grupos de fuerzas militares, pasando por jóvenes universitarios y amantes del género.
Subir